Fué publicado en la Revista Infopack nº 138 de Junio 2008
Descargar Etiquetas “No Need to Remove” en PDF –> AQUI
El proyecto «No Need to Remove» (No hace falta quitarla) demuestra la importancia de la cooperación entre los proveedores a la hora de cumplir las demandas cada vez más complejas del actual mercado del embalaje. Con el continuo aumento mundial del uso de materiales plásticos derivados del petróleo para el embalaje, cada vez se da más importancia al uso de materiales extraídos de fuentes renovables. También se está prestando mucha atención a las opciones de eliminación de los materiales de embalaje al final de su vida útil. Muchos usuarios finales, especialmente en el sector minorista de la alimentación, han reconocido las ventajas del embalaje biodegradable que se puede utilizar para compostaje en lugar de enviarlo a vertederos de basura o incineradoras. Con tal fin se han puesto en marcha iniciativas para reemplazar varias líneas de embalaje de alimentos por soluciones válidas para compostaje.

Embalaje válido para compostaje

Para certificar los materiales válidos para compostaje se han creado varias normas, como la EN13432 o la equivalente de la ASTM, la norma D6400. Estas normas imponen estrictos requisitos para la composición de un material y exigen el sometimiento de los materiales a diversos programas de pruebas. ¿Qué implicaciones tienen para el convertidor de materiales de embalaje?

El cumplimiento de la norma EN13432 requiere someter el material a las siguientes pruebas en laboratorios acreditados

Prueba de biodegradación
Prueba piloto de compostaje (desintegración)
Pruebas de crecimiento de plantas con el compost resultante
Análisis de metales pesados
La composición de materiales sujetos a estas pruebas sigue estas reglas:

Todo elemento del material que pese >1% del total debe ser sometido a pruebas individuales.
La suma de elementos que pesen <1% no debe llegar a un total de >5% del peso total.
Al final del programa de pruebas se presenta un expediente a la entidad certificadora (p. ej. Dincertco, Alemania) para que lo apruebe y extienda el certificado.

Cumplir todos estos requisitos resulta bastante fácil en el caso de una sencilla película de embalaje biodegradable sin imprimir. Sin embargo, a menudo hace falta poner una etiqueta, lo cual complica el cumplimiento de la norma EN13432 en lo que se refiere al conjunto del embalaje.

Cómo producir una etiqueta que cumpla la norma EN13432

Recientemente las empresas dedicadas a embalar productos frescos han empezado a emplear bandejas hechas de materiales aptos para el compostaje, elaborados con maíz, caña de azúcar o almidón, que luego envuelven en películas adhesivas, como NatureFlex™NVS de Innovia Films. Estos embalajes han incorporado etiquetas basadas en papel que llevan adhesivos no biodegradables, y como tales necesitan llevar impreso el mensaje «Retirar etiqueta para ver las instrucciones de compostaje». Asimismo, el uso de etiquetas de papel disminuye la visibilidad de los productos en las estanterías, lo cual plantea la necesidad de etiquetas transparentes que den la impresión de que el embalaje no lleva ninguna etiqueta.

Reconociendo los retos para cumplir la norma EN13432, el proyecto «No Need to Remove» demuestra cómo la asociación con los diferentes proveedores de la cadena de suministro puede apo.